PT | EN | ES

Menu principal


Powered by <TEI:TOK>
Maarten Janssen, 2014-

Visualização das frases

1705. Carta de Manuela Ramos (Bautista), beata de Nuestra Señora del Monte Carmelo, para fray Francisco Fernández y Villegas, religioso de Nuestra Señora del Monte Carmelo.

ResumoLa autora solicita a fray Francisco Fernández y Villegas que vaya a visitarla y le informa sobre su estado de salud.
Autor(es) Manuela Ramos
Destinatário(s) Francisco Fernández y Villegas            
De España, Toledo
Para España, Madrid
Contexto

Proceso de fe contra Manuela Ramos, alias Manuela Sánchez, alias Manuela de Santa Leocadia por alumbrada, deshonesta e imbuida en los errores de Molinos, abierto entre 1708 y 1711. Manuela Ramos nació en Novés (Toledo) en 1679 y fue educada en la doctrina católica, se declaró cristiana vieja y descendiente de cristianos viejos. A los once años se quedó huérfana de madre y se trasladó a la villa de Illescas (Toledo), donde comenzó a servir en un convento de religiosas de la Concepción Francisca. Pasados cinco años y tras el fallecimiento de su padre, su hermano la trasladó al convento de Santa Isabel de Toledo, donde aprendió a leer y escribir. Beata de Nuestra Señora del Carmen, desde 1700 hasta 1704 tuvo como confesor a fray Manuel de Santa Leocadia, religioso carmelita descalzo y residente en el convento de Toledo. En noviembre de 1704, Manuela se trasladó a Madrid por espacio de tres meses, huyendo del acoso y de las amenazas de un tal Francisco, carpintero, que pretendía casarse con ella. Durante su estancia en Madrid se hospedó en casa de Diego de las Cuevas y tuvo como confesor a fray Francisco Fernández de Villegas, religioso carmelita descalzo y prior de Valdemoro. En 1707 se casó en Toledo con Blas Martín Pingarrón.

Durante el proceso que la Inquisición abrió contra ella fue juzgada por los delitos de herejía, alumbramiento y deshonestidad. Concretamente, se la acusó entre otras cosas de: fingir visiones y revelaciones divinas, mantener relaciones prematrimoniales, y mantener una relación carnal ilícita con su confesor, fray Francisco Fernández de Villegas. En el proceso se incluyeron 48 cartas (PS6143-PS6191) que fueron utilizadas como prueba incriminatoria de los citados delitos. Las cartas aparecen cosidas y reunidas en un cuaderno adjunto al proceso. Dentro del cuaderno se distinguen claramente dos conjuntos epistolares: 18 cartas escritas por Blas Martín Pingarrón y dirigidas a fray Francisco Fernández de Villegas, y 28 cartas escritas por Manuela Ramos y dirigidas a fray Francisco Fernández de Villegas. Se incluye también una carta firmada por Diego del Amor, alias Diego de las Cuevas, y por Cristóbal de Alfaro (PS6164) a fray Francisco Fernández y Villegas, y copia de una carta escrita por Pedro Pablo Díez, boticario de Yepes, a Manuela Ramos (PS6178). Dentro del proceso todavía se mencionan dos cartas más que no aparecen en el cuaderno: una escrita por fray Francisco Salazar, religioso carmelita del convento de Valdemoro, y otra escrita por Manuela Ramos, ambas dirigidas a fray Francisco Fernández de Villegas.

Respecto a las cartas de Blas Martín Pingarrón, éste las reconoció como suyas y en su confesión al Santo Oficio explicó la razón que le llevó a escribirlas: Villegas iba con frecuencia a visitar a Manuela Ramos a Toledo y, en vista de las visiones y alucinaciones que sufría Manuela Ramos, le pidió a Blas Martín Pingarrón que le mantuviese informado del estado de su mujer mientras él se encontraba ausente. Por tanto, las cartas de Blas Martín Pingarrón "se reducían a decir [a Villegas] lo mucho que [a Manuela Ramos] la atormentaba el demonio y algunas visiones que había tenido" (f. 188r). La correspondencia entre Blas Martín Pingarrón y fray Francisco Fernández de Villegas se produjo aproximadamente entre 1706 y 1707 y su contenido se utilizó como prueba incriminatoria para demostrar que tanto Manuela como Villegas eran "ilusos, iludentes, hipócritas y fingidores de favores sobrenaturales" (f. 231r). En las cartas, Blas Martín Pingarrón solía firmar como "Baptista" y referirse a Manuela Ramos como "M" o como "Rosa".

Respecto a las cartas de Manuela Ramos, en su confesión al Santo Oficio ésta no las reconoció como suyas y alegó que fueron escritas por una tal María Basagutia, con quien había convivido la reo durante algún tiempo en Toledo. Durante el proceso, se demostró que esta afirmación era falsa y que en realidad las cartas pertenecían a la propia Manuela Ramos. Se la acusó de querer engañar al Tribunal con la letra: "[...] ni es menos digna de reflexión la mudanza y variedad de letras con que esta reo procura disimular (aunque infructuosamente) la suya propia que regularmente ha hecho y sabe hacer, pareciéndola que por este medio ha de dar algún cuerpo a la pertinaz negativa de las dichas sus cartas; pues siendo así que la letra de sus firmas, que tiene reconocidas por suyas propias en los papeles y delaciones que presentó en este Tribunal antes de venir presa a él, bastantemente airosa, y denota tener suelta la mano y usar de letra mayúscula en la inicial de dicha firma, luego que entró presa, sospechando el cargo que se le había de hacer e hizo de las dichas cartas, empezó a practicar la simulación referida en las firmas de sus audiencias, queriendo manifestar en ellas la torpeza y dificultad que tenía para escribir, ya en la pausa con que las firmaba y ya con la duda que expresaba de si sabría empezar dichas firmas con letra grande" (f. 557r-v). Estas sospechas, junto con la opinión de cuatro peritos caligráficos, demostraron la autoría de Manuela Ramos. La correspondencia entre Manuela Ramos y fray Francisco Fernández de Villegas se intercambió aproximadamente entre 1704 y 1706 y se utilizó como prueba incriminatoria para demostrar que la relación entre ambos no era sólo de amor espiritual, por varias razones: en primer lugar, por las cruces y ceros que acompañaban a muchas de esas cartas y que representaban besos y abrazos, por la forma cautelosa en que se escribían, ocultando muchas veces sus verdaderos nombres, y por último, por algunas de las fórmulas utilizadas (por ejemplo, "esposo de mi alma"). En las cartas Manuela Ramos solía firmar como "Manuela de Santa Leocadia" o como "Manuela Bautista".

En definitiva, el contenido de las cartas adjuntas al proceso se utilizó como prueba instrumental tanto para demostrar que la relación entre Manuela Ramos y fray Francisco Fernández de Villegas no reflejaba un amor “puramente espiritual, antes bien [...] dicho trato era de amor humano, sensible y muy cerca de sensual, si de hecho no lo era, y a lo menos muy peligroso y ocasionado a ruinas espirituales contra la honestidad” (f. 231r); como para acusar a Manuela Ramos y a fray Francisco Fernández de Villegas de ilusos y alumbrados.

En la sentencia del proceso contra Manuela Ramos se falló lo siguiente: que la reo perdiese la mitad de sus bienes; que saliese al cadalso en forma de penitente y con una vela de cera para abjurar públicamente de los errores y herejías de los que fue acusada; que fuese desterrada de la corte de Madrid y de las villas de Novés e Illescas con ocho leguas en contorno por espacio de cuatro años; que el primero de dichos años lo cumpliese en la cárcel, llevando públicamente encima de sus vestiduras el sambenito de un aspa.

Suporte un cuarto de papel escrito por recto y verso, y un cuarto de papel escrito por recto y verso.
Arquivo Archivo Histórico Nacional
Repository Inquisición
Fundo Tribunal de Distrito de la Inquisición de Toledo
Cota arquivística Legajo 105, Expediente 04
Fólios 28r-29v
Socio-Historical Keywords Laura Martínez Martín
Transcrição Gael Vaamonde
Contextualização Gael Vaamonde
Modernização Gael Vaamonde
Anotação POS Gael Vaamonde
Data da transcrição2013

Texto: -

Etiquetas:


[1]
J M J
[2]
Padre mio
[3]
gran quebranto sera para mi si el señor detiene el q uste benga pero si su magesta gusta de q yo tenga tanta mortificacion por todos caminos solo porq el señor lo disponga me conformare aunq con arto quebranto quedo y le tendre
[4]
pero no deseo alivio en casa el padecer es lo megor
[5]
pero digo a mi padre de mi alma q muchas beces ablando el señor a mi alma me a dicho sobre el benir usted qe no le detendra un punto en acabando la quaresma conq con estas palabras y otras de mi esposo i amado santo tomas sobre este punto q no tenga recelo ninguno ni dude de lo entendido dicho el señor a mi alma me dice q crea sin racon de dudar lo q en ella pasa y ace el señor con ella
[6]
pues me beo con tan grandes deseos de amarle i con una quietu y pas del señor q con mi duda y temor no me parece ser por mi lo q pasa sino es q fuera de mi lo estoi mirando
[7]
no se padre de mi alma si es sinpleca pues ni siento ni quiero nada pero todo me lo allo y sin quererlo
[8]
ni aun lo mismo q es buscar a dios no se si tengo querer mio
[9]
bien abra bisto mi padre un corcho sobre el agua q con los movimientos d ella se muebe a un lado y a otro y el no es dueño de si
[10]
pues tan borica estoi q ni juego ni doi barato pues me e degado en las manos del señor a que aga lo q quisiese como dueño de todo
[11]
si tengo gusto con dios contenta si se queda q no falta tanbien lo estoi
[12]
conq puedo decir Padre de mi alma q nada me falta porq tengo al todo q es dios
[13]
este me abrase y a uste tanbien para q bibamos echos unos serafines
[14]
me dice mi padre de mi alma q pida a nuestra madre de la soleda el alivio de mi padre
[15]
lo are con mi alma y mi coracon i fio d esta señora q lo a de acer
[16]
i mandeme mi padre mui amado en el señor todo lo q quisiese q lo are
[17]
mi padre me puede mandar pero yo pedirle por amor de dios q no dege uste de benir despues del domingo de casimodo
[18]
q bien se q a de ser echa la boluntad de dios pero padre de mi alma sea lo q uste quisiere q yo no quiero mas
[19]
ya me leio la carta nuestro padre y si el señor a querido tomar la mano en todo obre como dueño
[20]
adios padre de mi alma
[21]
yo me siento megor aunq no para comer de biernernes pues en los oidos son muchos los dolores q tengo
[22]
unas beces tengo en ellos materia y otras beces sangre
[23]
unos tres o quatro dias a q e chado un poquillo de sangre por la boca y siento el pecho algo fatigado
[24]
agase la bolunta de dios i deme de padecer lo q fuese de su agrado pues no me contento con menos i es no cesar de padecer asta morir
[25]
nuestro señor me dege ber a mi padre como se lo pido i deseo
[26]
toledo i abril 13 del año de 1705
[27]
mil mil
[28]
yja de uste que en dios quiere i ama bautista adios esposo y padre yjo y hermano de mi alma y coracon

Representação em textoWordcloudRepresentação em facsímileManuscript line viewPageflow viewSyntactic annotation