PT | EN | ES

Menu principal


Powered by <TEI:TOK>
Maarten Janssen, 2014-

PSCR5767

[1824-1834]. Carta de José Mazarrasa y Cobo, militar de alto rango y fiscal, para su hermano Felipe Mazarrasa y Cobo, abogado en los Reales Consejos y asesor de rentas.

ResumoEl autor avisa a su hermano Felipe Mazarrasa y Cobo de que recibió la documentación que éste le envío y para explicarle que, debido al mal tiempo, seguramente no podrán reunirse como tenían acordado.
Autor(es) José Mazarrasa y Cobo
Destinatário(s) Felipe Mazarrasa y Cobo            
De España, Cantabria, Villaverde de Pontones
Para España, Cantabria, Santander
Contexto

En 1834 el gobernador político y militar de Santander (Cantabria) abrió causa por infidencia contra Felipe Mazarrasa y Cobo, abogado y asesor de aquel ayuntamiento. Se sospechaba de la deslealtad del acusado hacia la monarquía de Isabel II en el contexto del estallido de la primera guerra carlista (1833-1840). Una vez que se produjo la detención de Felipe Mazarrasa y Cobo, se procedió al registro de su vivienda y se incautaron de una gran cantidad de documentación escrita, así como de armas. La documentación estaba compuesta por un conjunto de 59 cartas particulares dirigidas, en su mayor parte, al detenido, así como borradores de cartas oficiales que había redactado en su condición de asesor de rentas y consultor del tribunal de comercio del ayuntamiento de Santander. Sometido a interrogatorio, se le acusó de infidencia por sus relaciones familiares y de amistad con destacados carlistas, destacando la relación con su hermano José Mazarrasa y Cobo, quien había participado activamente en el levantamiento de Vizcaya y demostrado su parcialidad hacia la causa del infante don Carlos. El acusado fue preguntado no sólo por las cartas intercambiadas entre ambos, sino por los encuentros y el hospedaje que había facilitado a su pariente en los momentos previos al alzamiento. La acusación también señaló la amistad que mantenía con otros destacados carlistas como Pedro Francisco de la Barana, aunque él minimizó tales contactos.

Si bien declaró su fidelidad a la causa isabelina, el acusado no contaba con la aquiescencia de muchos santanderinos y, así, fue calificado como "un hipócrita, fanático absolutista, adicto al partido del señor Infante don Carlos, enemigo de la Reina Nuestra Señora y Gobernadora del Reino, humilde y virtuoso en la apariencia y sanguinario y cruel en la realidad" (folio 19r). Esta dura acusación se sustentaba en la persecución que, durante el reinado de Fernando VII, había llevado a cabo contra los constitucionales y que quedaba reflejada en los numerosos borradores que conservaba en su domicilio y que formaban parte de la documentación incautada. A raíz de ese enconamiento, Felipe Mazarrasa y Cobo -quien había contado con el auxilio de Vicente González Moreno- había ocasionado una descapitalización humana y económica de la ciudad de Santander, ya que muchos de sus vecinos habían tenido que exiliarse.

En su defensa, el acusado alegó que no se le podía imputar crimen alguno en virtud de las pruebas presentadas. Consideró que él no podía ser culpado por su parentesco con José Mazarrasa y Cobo, y menos aún hacerle culpable de los actos y pensamientos de su hermano. Tanto las cartas como la cohabitación que se había producido antes del alzamiento no le hacían ni partícipe ni responsable de la actitud de su hermano. En relación a las misivas, señaló que casi todas versaban "sobre cosas insignificante y familiares" (folio 25v) y no sobre conspiraciones políticas. Asimismo, señaló la variedad de las relaciones y amistades que mantenía, de tal manera que, si bien no negaba el conocimiento de personas que militaban en la causa carlista, también contaba con contactos dentro de las filas isabelinas, entre ellos un hermano capitán en el regimiento de Mallorca. También minimizó la importancia dada a los borradores de cartas oficiales que se habían hallado en su vivienda y señaló lo absurdo de hacerle responsable de hechos pasados que respondían a circunstancias excepcionales.

El proceso fue sobreseído. Se decretó el confinamiento del acusado en la ciudad de La Coruña, desde donde trató de apelar esta decisión. En 1846 se produjo el archivo definitivo de la causa y se liberó a Felipe Mazarrasa y Cobo del confinamiento en la ciudad gallega.

Suporte un folio de papel doblado en cuarto, escrito por el recto del primer cuarto y por el recto del segundo cuarto.
Arquivo Archivo de la Real Chancillería de Valladolid
Repository Sala de lo criminal
Fundo Pleitos criminales
Cota arquivística Caja 950, Expediente 3
Fólios 23r y 24r
Transcrição Gael Vaamonde
Contextualização Elisa García Prieto
Modernização Gael Vaamonde
Data da transcrição2014

O script do Java parece estar desligado, ou então houve um erro de comunicação. Ligue o script do Java para mais opções de representação.

Hoy 6 de Septe.

Qdo Felipe: aprovecho la ocasion para decirte que el proceso llegó, que lei tus siete pliegos con la atencion y gusto que yo quisiera que lo leyeran otros. Al dia sigte pasó â manos de Hoyo, y alli està segun me ha dho esta tarde, y estará asta el Martes si no vienen antes â bus-carlo. Tambien llegó la nota de tus suplemtos que guar-do para quando sea necesaria.

Necesitaba como tres dias de trabajo para concluir todas mis obras de este verano, y el deseo de ser este fin fue otra con causa para la suspension de mi viage â esa el Domingo pasado. La triste, rara, y sorprendente imbernada que padecemos, ha interrumpido tambien este mi gusto, y aunque ya con solo un dia bueno tendria bas-tante, no lo espero tampoco mañana, en cuyo caso, y el de ser tambien bueno el Domingo nos veriamos. acaso en este dia, mas no espero como digo ni uno ni otro, pero no dudes que aprobecharé la primera ocasion faborable.

A Mariana parece que la urgan por el proceso de Orejo y me encarga te diga que si estubiese despacado se lo embies por la dadora.

Nada me gusta la noticia de Huelva, y aunque no la he sabido por ninguna otra parte, la creo porque las malas noticias spre salen ciertas, y porque siendo puerto habilitado para el comercio con Portugal no tiene nada de estraño que haigan hecho tambien este negocio. Lejos está aun pero malo es que se nos haya metido en casa. Habia oido decir que el destierro de Grimarest estaba señalado â Mallorca, y por lo mismo me ha causado alga novedad su llegada ahí. Es hombre â quien estimo, y â cuyas ordenes he servido con gusto y con aprecio; en llegando â esa tendré que hacer esa visita mas. No ocurre otra cosa. Mems y aDios. Tu hermano Pepe


Legenda:

ExpandedUnclearDeletedAddedSupplied


Guardar XMLDownload textRepresentação em textoWordcloudRepresentação em facsímileManuscript line viewPageflow viewVisualização das frases